Piccadilly Circus

Se podría decir que Piccadilly Circus es a Londres lo que la Puerta del Sol a Madrid o los Campos Eliseos a París, es decir, el lugar más concurrido por los londinenses y el preferido para hacer compras, salir de marcha y quedar con amigos. 

 

 

 

Piccadilly es el centro neurálgico de la animada noche londinense, y es que en sus alrededores y por todo el Soho los pubs y las discotecas dan color y vida a esta ciudad, color que sobra en Piccadilly por las noches gracias a los impresionantes paneles LED (antes eran de neón) que presiden Piccadilly desde 1890 (en esta fecha ya se colocaron los primeros anuncios luminosos, lo que da buena cuenta de la importancia de esta plaza ya en épocas pasadas), y que se han convertido en la imagen típica de Londres de noche.

 

En 1880 Piccadilly Circus sufrió una serie de modificaciones, destacando la incorporación a la plaza de su elemento más destacado y célebre, la Estatua de Eros, estatua que contra lo que se suele pensar no se construyó pensando en el dios del amor sino como representación de la caridad cristiana, en honor de Anthony Ashley Cooper, hombre de estado que luchó durante toda su vida por la defensa de las condiciones de vida de los obreros y de los menores trabajadores. Precisamente esta plaza de Eros es el punto de encuentro favorito de los londinenses cuando acuden Piccadilly Circus.

 

Es muy conocido el Tower Record, que ahora pertenece a Virgin, es el lugar de peregrinación de cualquier amante de la música que esté buscando alguna rareza, allí hay discos, vinilos,materiales de culto, que no encontraremos en ninguna otra parte del mundo. En el Virgin Tower veremos en el suelo las huellas de los famosos y sus firmas. A veces también se celebran conciertos acústicos en las ventanas que dan a la plaza, y nos podemos encontrar con mucha gente conocida por allí.

 

Para llegar a Picadilly la mejor forma es a pie (está bastante cerca de muchos sitios habituales de visita) o en metro a la estación Picadilly Circus.

Tags:

Please reload